EXITO MUTISIANO

 

Apreciado condiscípulo mutisiano:

He sido considerado fuente fidedigna de información a poner en tu consideración como material revelador y, quizás, de recomendación para tu futuro. Esta designación me llena de orgullo y puedes estar seguro de que lo que te comunique es cierto, sincero y bien intencionado.

Los años en que mi vida transcurrió ligada a la de nuestro colegio son, sin la menor dudad, los que marcaron características vitales que decidieron los paradigmas que me ayudaron a entender mi mundo y a resolver problemas de alguna complejidad. Pocas son las ocasiones en que algún dilema no me conduzca a meditar en las acertadas enseñanzas con que nuestra educación mutisiana, sui generis en el más positivo sentido de la palabra, nos dotó para el futuro.

He catado muchas disciplinas. Estudios de Ingeniería Electrónica, que la pobreza de la universidad hizo incontinuables; de Administración de Empresas que elevó hasta mi inalcanzable nivel su exigencia económica. Arquitectura, profesión de mi enorme aprecio, tuvo que ser abandonada por cambios de condiciones existenciales.

No quiere decir lo anterior que esos estudios fueron tiempo perdido. Mi formación profesional completa tuvo lugar muchos años después, y nunca he considerado malgastado un sólo instante de los invertidos en capacitaciones profesionales de –otras disciplinas. Todo lo aprendido ha sido, siempre, re invertible y útil.

Mis búsquedas de destino me condujeron, por varios caminos, a Escandinavia. En Gotemburgo, ciudad porteña sueca, fijé mi basamento. Un glorioso romance, que ha permanecido sin disminución alguna por más de cuarenta y cinco años, cimentó mi elección. La Universidad Politécnica de Chalmers, colocada en uno de los primeros lugares de las universidades en Europa, me tuvo por alumno y asistente en Ingeniería Civil. Más tarde, estudios doctorales y labores de cátedra e investigación fueron mis ocupaciones en su sede.

Práctica profesional de citar, de importancia dada su localización geográfica en nuestra zona, ha comprendido interventoría en la construcción de la carretera Bucaramanga-Santa Marta. Labores de logística en Agoyán, un macro-proyecto hidroeléctrico en Ecuador. Diseño de obras y planeación de labores, de las obras en la base naval en Buenaventura.

Regresé al mi alma mater y como profesor de Construction Management participé en las labores de enseñanza. Pertenecí al grupo que hizo posible la iniciación de una nueva profesión de ingeniería (Ingeniería Civil Aplicada) de característica más práctica que teórica. Formé parte de un grupo ad hoc para consejería a la rectoría en materias de internacionalización. Esta experiencia me sirvió como recomendación para ser empleado por la Universidad de Borós en labores de tal índole. Tras hacer posibles varios eventos internacionales de intercambios estudiantiles, con experiencias didácticas en Cuba y países centroamericanos, las rutinas se fijaron y la universidad continuó realizándolos.

Algunos compendios y material de ejercicios fueron producto basado en mis investigaciones. Mis obligaciones pedagógicas exigieron incremento de especializaciones. Así obtuve grados en Calidad en la Construcción (ISO 2000), Productividad, Planeación computarizada de Producción, a más de menores cursos de una requerida continuada capacitación. También he gestado, y publicado, creaciones literarias de índole ajena a lo profesional.

A grandes rasgos me he presentado a ti, no como modelo sino como un relato del desarrollo de una vida profesional de un mutisiano como tú.

 

ULTIMO LIBRO

   ARTICULO ESCRITO POR EL Dr. ROBERTO GODOY

BACHILLER MUTISIANO